TAHIA CARIOCA

(1920 - 1999)

Fue una de las bailarinas más famosas y queridas de Egipto, a menudo llamada la "Marilyn Monroe" del mundo árabe.

Al poco tiempo de nacer, su familia y Abla Mohammed Karim (su nombre original) se mudaron a Ismailia, donde más tarde aprendería a bailar siendo adolescente. Sin embargo, su familia se opuso a que ella bailara y debido a la presión que la imponían, huyó a El Cairo, y empezó a estudiar en Ivanova Belly Dancing School , antes de mudarse a la calle Mohammed Ali, que era la versión egipcia de Broadway  en El Cairo durante los años 30 y 40. Escogió su nombre de las sambas brasileñas que le gustaba bailar. Comenzó a trabajar con Badia Masabni, una gran bailarina, profesora y dueña del famoso Casino Badia, que era una recreación del "music hall" británico, frecuentado por la aristocracia local y los administradores coloniales británicos, y tanto hombres como mujeres eran parte de la audiencia... Fue allí donde Tahía Carioca realizó su primera actuación como solista haciendo que el coreógrafo de Badia le creara una sequencia especial para ella basada en la "karioka" latina americana (popularizada en  la película americana "Flying down to Rio", 1933). En 1936 bailó en la procesión de entierro del rey Farouk, además del acompañamiento de las canciones de Um Kulthoum (Carioca es posiblemente la única figura femenina de la vida cultural egipcia que se puede considerar en el mismo estatus), quien admiraba igualmente el baile de Tahía. Le preguntaron a Umm cuál sería el entretenimiento que prefería una noche cualquiera, y nombró a Tahía "una artista que puede cantar con su cuerpo".

 

Durante la primera parte del siglo XX sus actuaciones de danza Oriental, así como su carisma, su extraordinara belleza y su aplastante sinceridad (a veces, chocante) sobre su vida personal, cautivó a millones de fans, que no sólo era por su imagen (a veces considerada la femme fatale) ya que mostraban un profundo respeto por ella. Era raramente objeto de escándalo porque en vez de tener aventuras amorosas, se casó con todos los hombres de los que se enamoró. Sus 14 maridos, entre los que se incluyen Rushdi Agaza y el director Fatin Abdel-Wahab formaban parte de las celebridades egipcias de la época.  

Su etapa de actriz comienza en los años 40. Su primera película fue "Doctor Farahat" en 1935, dirigido por Togo Mizrahi. Después de breves apariciones en el cine como bailarina, saltó a la fama con una de las películas más aclamadas de Naguib El-Rihani. El personaje de Li'bet Al-Set (Woman's Play, 1946) es ahora un clásico de las pantallas egipcias, y que reveló las aptitudes de Carioca como actriz, aunque será recordada más con el nombre de Me'allema Shafa'at, la mujer que seduce y arruina la vida de su compañero, un estudiante universitario de las afueras, papel realizado por Shukri Sarhan, en la película titulada Shabab Imra'a (A Woman's Youth) de Salah Abou-Seif, que participó en el Festival de Cannes de 1956. En suma colaboró con los actores, cantantes y directores más famosos en su día, con un número cercano a los 200, y su carrera en teatro (por mucho tiempo tubo una compañía muy popular), en radio y en televisión fue igualmente excelente, recibiendo muchos premios. Se han contabilizado papeles de ella en más de 300 películas y shows televisivos.  Su primera obra teatral, de mucho éxito fue en torno a la vida de Shafiqa la Copta, la 1ª bailarina que actuó en la Primera Feria Internacional en París en 1917, y consiguió el primer premio.

Tahia Carioca

Deja la danza en 1963, optando por una vida respetable, y hasta mediados de los años 80 no deja el teatro haciendo labores de producción, dirección artística así como la elección de las obras. Hacia 1986 comienza a ponerse el velo en ocasiones y asumiendo el título de "hagga" (título religioso que refiere a aquellos que han peregrinado a Tierra Santa).

Como activista, jugó un importante papel en el momento del cambio de leyes concernientes al grupo de trabajadores  en 1987. Tahía Carioca no era una mujer conformista y no siempre usó sus contactos para promocionar su carrera. Expresaba su desacuerdo con la monarquía, recordando nostálgicamente el régimen posterior a la Revolución de 1952, y fue detenida por ser una activa defensora de la misma y llevada a prisión por 3 meses en 1953 al expresar su apoyo por una revolución que devolviera una democracia constitucional. En prisión hizo huelga de hambre para protestar por supuestos abusos físicos. Hay una anécdota que cuenta que Sadat se escondió en la casa de su hermana, estando perseguido por la implicación en un asesinato político de 1946. Rehusó bailar para el dictador turco Kamal Ataturk, por lo que se le prohibió la entrada en Turquía, y para Nazli, reina de Egipto. Además durante el tiempo que duró la 2ª Guerra Mundial recogió muchos donativos y ayudas en nombre del pueblo egipcio. 

Muere en Septiembre de 1999 a la edad de 79 años por un infarto de corazón en un hospital de El Cairo.

Volver a Bailarinas  Volver

Volver al Menú Principal