TEMPLOS Y DEVADASIS

Devadasi

Las ceremonias de adoración al Ser Supremo ocupan un importante lugar en la mayoría de las religiones. Estas son algunas veces muy sencillas y otras sumamente elaboradas, pero en todos los casos crean una atmósfera propicia a prácticas espirituales. Los libros sagrados hindúes describen con minucioso detalle cómo deben seguirse los rituales de acuerdo con las prácticas religiosas. Entre los diversos upacharas u ofrendas dedicadas a la divinidad se mencionan: perfumes, fuego, flores, fruta, agua, etc. y también, como algo muy propicio, danza y música.

Las devadasis o servidoras de Dios, eran jóvenes consagradas a la deidad de un templo, cuyas principales obligaciones eran cantar y bailar en su honor, acompañarla cuando era llevada por las calles en procesión, actuar en los grandes festivales anuales, y efectuar ciertas ceremonias, en especial kumbharati, en la que se mueve circularmente frente a la deidad una lámpara con fuego (kumbhadipa), para eliminar las malas energías.

Los templos en la India, además de cumplir la función de centro religioso, eran centros de cultura. Tenían algunos dimensiones monumentales, y que además del Sancta Sanctorum, poseían varias capillas, la Nritta sabha o Natya Mandir (hall de la danza), salones, patios, estanques, etc. En algunos de estos lugares se reunían filósofos para comentar las sagradas escrituras, o cuenta cuentos de poemas épicos y los Puranas, además de celebrar grandes festivales. En los templos se encuentran fastuosas imágenes de dioses, bailarinas, escenas mitológicas y otras maravillas. Allí se realizaban grandes representaciones dramáticas y musicales ante multitud de espectadores, además así se extendía y difundía el culto religioso en cuestión, y se conocían las historias de las sagradas escrituras.

Hall of Rubbies (Radnasabhai) en Tiruvalangadu, cerca de Chennai.Las lámparas de bronce iluminaban el recinto dándole un aspecto irreal, todo ello, aromatizado con la fragancia de agarbattis(incienso). Los músicos tienen un lugar específico. Después del acto religioso, la devadasi sube a la plataforma de piedra, donde interpretará su danza. Se viste con elegancia y refinamiento, de seda con colores combinado con oro. Su cabeza, sus brazos y cuello, se adornan con lujosas joyas y su pelo se encuentra trenzado y adornado con flores; en sus tobillos lleva cascabeles que suenan en cada uno de sus pasos. Después de saludar al altar principal, realiza las danzas de nritta y nritya.

Los ritmos y la melodía de la música india, son el comparsa ideal para estas danzas. Los pies marcan el ritmo en sincronización con los tambores, y realiza poses sucesivas con agilidad y precisión, dando la impresión de ser una de las figuras del templo. Su rostro y manos expresan la sinfonía de emociones que experimenta un devoto en su camino espiritual.

Las evidencias en los templos  

PRÓXIMAMENTE:

Sobre reinas y princesas

Devadasi de profesión

Volver a HistoriaVolver

Volver al Menú principal

Por Andrea Shasekh de la Dehesa. Actualizado julio 2002