Volver a Artículos      

Volver al Menú Principal

Beneficios de la Danza Oriental

Todo tipo de danza tiene una doble función, por una parte nos "envenena" de endorfinas el cerebro y aumenta la dopamina, por lo que obtenemos más anestesia y relajación natural y por otra, nos hace vencer, sobretodo en el caso de la depresión,  la inercia a permanecer sin hacer nada. La acción precede a la motivación y qué mejor acción y más completa que la danza.

La danza es la más antigua de todas las artes, en las civilizaciones antiguas es un medio esencial para participar en la expresión emocional de la vida colectiva. El movimiento es considerado como un lenguaje social y religioso, amparando un efecto socializante y unificador tanto para danzantes como para espectadores. Se danza para curar enfermedades, pedir victoria en los combates, asegurar una caza fructífera, y en este caso, potenciar la fertilidad tanto del cuerpo terrestre como de aquellos a los que va dedicada la danza. Más tarde, la danza espontánea es sustituida por una codificada con diferentes técnicas. La Danza del Vientre, o Danza Oriental,  pese a pequeñas variaciones mantiene viva la espontaneidad y la expresión de la creatividad, permitiendo fluir gentilmente las emociones que la música y la propia sensibilidad de la bailarina o bailarín expresan a través del movimiento.

BENEFICIOS FÍSICOS

Es una danza que no requiere movimientos bruscos, hipertensiones o grandes contorsiones, es decir son movimientos naturales del propio cuerpo, proveyendo buena salud y corrección postural.

- Rigidez. La Danza Oriental gracias al trabajo por separado de cada parte del cuerpo tales como cadera, caja torácica, pecho, hombros, cabeza...etc., permite el desbloqueo, la fluidez y la coordinación; y la eliminación de los conocidos nudos de tensión que se forman ya sea por estrés, cansancio físico o llevar tiempo sin refrescar ciertos músculos.

- Mejor circulación. Cuando ejercitas tus músculos necesitan más oxígeno, y tu sistema circulatorio trabaja para dárselo, así que tu corazón late más rápido, haciendo que la sangre fluya con más intensidad limpiando tus células de toxinas y que tu metabolismo trabaje a un nivel de regeneración más adecuado.

- Reducción de la presión sanguínea. Estudios han probado que el ejercicio es un tratamiento idóneo para la alta presión de la sangre, a su vez, reduce el estrés siendo una de sus causas la alta presión.

- Dolores menstruales y aparato digestivo. Se ha comprobado que los dolores amainan gracias a los movimientos pélvicos que masajean toda la zona haciendo que trabaje mejor internamente de una forma sana y natural, sin necesidad de recurrir a la química. Antiguamente, las mujeres árabes bailaban durante el parto para facilitarlo, recibiendo otro de sus nombres: Danza de la Maternidad.

- Vicios posturales. Hoy en día debido a ciertos trabajos tendemos a distraer la postura adecuada creando a la larga problemas serios y con los consecuentes dolores. La postura que se mantiene en esta danza elimina los malos hábitos y proporciona mayor flexibilidad en la espalda ya que busca el eje y el equilibrio de una forma relajada y natural.

- Evita la artrosis. Armoniza la función de los músculos con los cartílagos y las articulaciones. El ejercicio estimula tus junturas a hacerlas móviles, y las alimenta con las lubricaciones naturales del cuerpo. El llevar una vida sedentaria provoca la pérdida de este proceso natural y la consecuente pérdida de la elasticidad. La Danza del Vientre estimula el movimiento fluido por tu cuerpo de una forma que otras danzas no lo hacen.

- Quema de calorías. De acuerdo con diversos estudios esta danza quema entre 250-300 calorías por hora.

 

BENEFICIOS EMOCIONALES

La Danza Oriental está íntimamente ligada a la música, trayendo a la superficie todos los sentimientos sumergidos en nuestro interior. Transmite mensajes que alcanzan lo más profundo de la persona influyendo o alterando de forma positiva o negativa en sus emociones. Actúa como un facilitador de las sensaciones, rescates de recuerdos, sentimientos... etc. La música es recibida de diferentes formas y provoca distintas emociones que se van transmitiendo a través del movimiento (alegría, tristeza, sensualidad, celebración, ...). En esta Danza el sonido parece salir del propio cuerpo, sea una música melodiosa o un ritmo rápido a base de tambores. Influye el grado de capacidad para captar mensajes musicales, y el estado psicológico, independientemente de la cultura musical que se posea.

- Autoestima y aceptación. Provoca el desbloqueo físico, psíquico y emocional que induce a la aceptación y superación personal, de manera positiva, sin tensiones. Como consecuencia genera un cambio de actitud ante la vida, un positivismo hacia ella, permitiendo un descanso psíquico significativo, facilitando y valorando "ser tu misma".

- Armonía. Trabaja con la expresión de las emociones y distintos estados de ánimo tales como la relajación, el sosiego, la dulzura,...etc., provocando un positivismo hacia tu persona que se trasluce en una belleza interna proyectada en el cuerpo.

- Creatividad. Puesto que esta danza permite la libertad de expresión de emociones y sentimientos, anima a crear, siendo un excelente apoyo y vía de escape para dar rienda suelta a las preferencias de cada uno. Te invita a crear por ti misma/o, y en consecuencia, a valorar tu espontaneidad que en ocasiones, por protocolo o simple compostura, ya sea por tabúes o formas de pensar de la sociedad, estamos resignados a reprimir.

- Expresión. Permite expresar emociones como alegría, ternura, belleza interior, picardía, misterio, seducción... sin vergüenza ni competencia hacia las demás. Esta danza no es competitiva.

- Los miedos. Ya sea por vivencias traumáticas, o creencias, o por una serie de situaciones del pasado, se pueden elaborar ideas negativas hacia el propio cuerpo y hacia uno mismo, creando complejos y miedos a expresarse tal como uno es. Este baile proporciona una progresiva confianza en uno mismo y elimina de forma progresiva aquellas creencias que están impidiendo expresarte de manera natural y sencilla. A medida que el baile requiere emoción, estas creencias se van disolviendo poco a poco y la persona atiende a una liberación de su personalidad adquiriendo actitudes más positivas y productivas de uno mismo.

- Femineidad. Esta danza navega en la energía femenina, que todos poseemos, y que está principalmente desarrollada en la mujer. Sin embargo, muchos hombres la danzan de forma natural. Permite la disolución de viejos y primitivos tópicos que por desgracia aún siguen vigentes hoy día en ciertos lugares. No es una danza sexual, sino sensual. El erotismo sólo se encuentra en la mirada del que observa. Con esta danza tienes la libertad de expresarte sin complejos, culpas o miedos, explorando el lado femenino, intuitivo, tierno y vivaz que esta energía conlleva.

- Desinhibición. La acción de asistir a una actividad que tiene un fin común, permite crear lazos de amistad y/o compañerismo que invitan a la relajación. Es un tiempo en el que lo más fácil es ser tu misma/o. Aprendes a conocerte y a expresarte libremente en una actitud positiva, con la alegría del movimiento. La exploración interna que conlleva esta danza, ayuda a ver qué parte de ti estás rechazando y limitando en la comunicación con respecto a todos los aspectos de tu vida.

Andrea Shasekh de la Dehesa 2001

 

Volver a Artículos     

w w w . s h a s e k h . c o m

Volver al Menú Principal